MIEDO, MIEDO, MIEDO…

Miedo en los medios.
Miedo en los que ven los medios.
Miedo en los que hablan con los que ven los medios.
Miedo, miedo, miedo…

Tan necesario hoy como ayer, o anteayer.
Sea en virus ya olvidados o ante barbudos armados.
Miedo.

Miedo que mueve montañas, que paraliza y despierta.
Que remueve las entrañas y la voz tímida alienta.
Miedo.

Miedo que obra milagros, beso de esclavo a su amo.
Miedo que se reproduce. Miedo resintonizado.

Miedo moviendo la Historia, para jamás dar un paso,
grabado a fuego en los genes de un viejo reptil de antaño.
Miedo antiguo que florece con su traje color blanco.
Miedo que escarcha los campos de otro mañana robado.

Vete de mi casa miedo. ¡Lárgate por esa puerta!
Que no preciso tus luces. Que prefiero andar a tientas.
Vete a encadenar a otros que se presten a tu encanto,
que no te quiero tan cerca de quien nunca te ha llamado.

Y tú ya no tengas miedo, que el miedo es una mentira,
que vuelve a los hombres locos hasta incinerar sus vidas.
No temas ya su visita, tan temprana cada año,
que no se apagará el alba, pues cualquier intento es vano.

Ya ni tengo miedo al miedo, único justificado.
Ni a su perpetuo llamado a un despertar y un “no puedo”.
Ni a su tan rancio teatro, aún colorido y esbelto,
por más que le grite al viento, y aunque venga disfrazado.

Sólo existe aún una cosa que pueda quitarme el sueño,
que pueda hacerme temblar, y no de frío en invierno.
Sólo mirar a tu rostro, reflejado en el espejo,
y no ver brillo en tus ojos. Sólo miedo, miedo, miedo…

Izzukay Bell

fear

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s